Las calas más bonitas de la Provincia de Castellón

La Renegà (Oropesa del Mar)
Conjunto de pequeñas calas de rocas y arena gruesa, esculpidas a golpe de mar y viento, rodeada de vegetación que la convierten en un lugar mágico. Ideal para la práctica del submarinismo o para ir a pasar el día entre las pinadas que alcanzan casi la misma orilla. Se puede acceder en coche o caminando por la Vía Verde del Mar, antiguo trazado del tren.

Cala de Oropesa la Vella (Oropesa del Mar)
Se trata de una pequeña cala, prácticamente la prolongación sur de la Playa de la Concha, separadas de la misma por un pequeño saliente rocoso que le confiere el encanto de cierta privacidad natural y cerrada al sur por el cerro de Oropesa la Vella.

Cala del Retor (Oropesa del Mar)
La encontraremos protegida entre la colina en que se ubican los vestigios de lo que fue el poblado ibérico, Oropesa la Vella, y el moderno puerto deportivo. Esta pequeña cala de arenas finas, aguas tranquilas, poco profundas y de baja ocupación, es ideal para desconectar de multitudes y llevarse un buen libro.

Cala Mundina y Cala de Ribamar (Alcoceber)
Son dos pequeñas calas, dentro también de la zona de protección medioambiental de la Sierra de Irta, consideradas también como playas naturales o vírgenes, de arena fina y cantos rodados, de difícil acceso y de poca afluencia turística.

Calas Norte (Vinaròs)
Conjunto de calas formadas entra las que destacan Els Cossis, Les Timbes, La Foradada, El Pinar, Les Llanetes, La Roca Plana, Del Pastor, Sòl de Riu y Playa de les Cales. Todas son de fácil acceso, ya que están señalizadas y cuentan con escaleras o rampas de acceso. Poseen la certificación medioambiental ISO 14001 otorgado por AENOR, garantizando su correcto mantenimiento, limpieza y respeto por el medio ambiente.

La Cala Foradada (Vinaròs).
Perfecta para la práctica de snorkel, esta es una de las calas Castellón más conocidas y visitadas, y que recibe su nombre gracias a una roca que sale del mar y que está agujereada. En las cercanías a esta cala, tenéis más calas sin tanta masificación para visitar.

Calas Sur (Vinaròs)
Al igual que las del norte, las calas del sur están protegidas por pequeños acantilados, con típica vegetación costera mediterránea como el romero marino y el palmito, que permiten la práctica de actividades como la pesca junto a la orilla y sobre las rocas, o el submarinismo. En esta zona encontramos las calas de Aiguadoliva, El Puntal I y II, Les Salines, Les Roques, El Fondo de Bola o Els Pinets. De la misma manera, las Calas Sur son de fácil acceso como las Calas Norte, ya que están señalizadas y cuentan con escaleras o rampas de acceso.

Cala Aiguaoliva (Vinaròs)
De extrema belleza, esta cala rocosa se ubica justo al lado de la playa que recibe el mismo nombre: Aiguaoliva. Además, cabe destacar que la playa está considerada como Playa Can y podéis llevar con vosotros a vuestra mascota.

Cala del Saldonar (Vinaròs)
Mención aparte merece esta cala, ya que ofrece un agua de azul turquesa que permite ver fondo marino plagado de rocas para disfrutar de excelentes inmersiones. Está ubicada en la zona turística norte de Vinaròs muy cercana a la playa del mismo nombre: Playa del Saldonar.

Calas de la Serra D´Irta (Peñiscola)
Pequeñas calas de roca muy tranquilas y de aguas transparentes que se extienden a lo largo de tres kilómetros de litoral virgen con un entorno marcado por la belleza del paraje natural de la Sierra D´Irta. Los amantes de la costa virgen encontrarán al sur de Peñíscola, varias calas de piedra y grava, con agua muy limpia y excelentes fondos para bucear y pescar. Cabe destacar la Cala del Moro, que es el comienzo de un conjunto de calas que rodea la ciudad entera. A continuación de la Cala del Moro nos podemos encontrar con la Cala de Puerto Azul, Cala Ordil o Puerto Negro, Cala Pebret y Cala Argilaga. En algunas de ellas podremos observar vistas de la Torre Badum, una torre centinela, o del Castillo o Fortaleza de Peñíscola.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*